martes, 27 de diciembre de 2016

La antigua ciencia de la alquimia

Todos nosotros ha oído hablar alguna vez de la alquimia, una ciencia antiquísima, rodeada de misterio, que en la cultura popular tenía la finalidad de convertir cualquier metal en oro. Pero numerosos estudios actuales están descubriendo que, más allá de ese mito, la alquimia tenía otros objetivos más profundos, incluso ha llegado al punto de considerarse una corriente de pensamiento filosófico.


Eran los alquimistas personas estudiosas, dados a experimentar con cuanto tenían a su alcance para realizar cambios en los elementos que los rodeaban; pero esto no quedaba sólo sujeto al plano físico. Para que sus pruebas y experimentos dieran buenos frutos, debían tener un alma pura y en total consonancia con la naturaleza (algunos estudios hablan de alguna clase de purificación de la mente y el alma), demostrando que esta corriente tenía bastantes elementos de misticismo.
Los primeros alquimistas pueden encontrarse en tiempos tan remotos como del del Antiguo Egipto. Para los egipcios, la magia, la religión y la alquimia estaban estrechamente unidas, no en vano consideraban al dios Tot como el primer alquimista. No ha llegado hasta nuestros días ningún documento que pueda demostrar los estudios egipcios sobre la alquimia, pero hay numerosas referencias sobre ellos en los posteriores escritos de griegos y romanos, que claramente siguieron la estela de estos primeros estudiosos.
Esto fue en Occidente, pero también Oriente desarrolló esta disciplina, habiendo dos grandes escuelas: la china y la hindú. Estos alquimistas tenían una inclinación más mística que sus coetáneos occidentales, relacionando sus estudios con la religión y sus dioses místicos, pero no estaban tan separados en sus principios como podía imaginarse: si en el Oeste se intentaba convertir metales en oro y se buscaba la piedra filosofal como fuente de vida eterna, en el Este se hacían experimentos que podrían haber terminado con la invención de la pólvora y se desarrollaba la medicina como camino para alargar la salud y la vida, por ende.
La historia de la alquimia es apasionante para cualquier estudioso que se precie, y aunque a veces sus practicantes fueron marginados socialmente, hoy podemos decir que fueron los precursores de la química y de muchas de las corrientes religiosas que hoy practicamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario